La indiferencia social

Cambiemos el chip de La indiferencia social

La indiferencia. Es la enfermedad social que sufrimos millones de personas y por la cual no tenemos lo que nos merecemos… Desde una perspectiva social es debido a la indiferencia que perdemos la oportunidad de tener una mejor educación, salud, movilidad, cultura, ciudad o un mejor país…

Tristemente en Colombia los ciudadanos nos hemos acostumbrado a ser indiferentes por dos factores básicos que engloban muchas particularidades.

El primer factor de la indiferencia:

Es la ineficiencia del estado en garantizar nuestros derechos como ciudadanos.

Con lo cual perdemos la confianza en las instituciones y nos rehusamos a exigir nuestros derechos o a ejercer un control sobre las actividades políticas y la forma en que el gobierno gasta los dineros públicos. Siendo permisivos no lograremos un mejor país.

El segundo factor de la indiferencia:

La guerra

Estamos cansados de una guerra inútil; una lucha armada que perdió su sentido político o social, y por lo cual no creemos, ni queremos el uso de la fuerza como herramienta para exigir y conseguir nuestros derechos.

¿Desde esta perspectiva que nos queda a los colombianos, para poder obtener y garantizar nuestros derechos fundamentales, y vivir con calidad y dignidad?

Casos puntuales, en la educación, la salud, la justicia, la movilidad, etc.

Somos demasiado tolerantes a la inoperancia de las instituciones, que estas cuando exigimos nuestros derechos, nos ignoran, nos callan o simplemente reaccionan con fuerza frente a nuestras exigencias como sociedad. Escudan su inutilidad en terceros y tildan a los que protestan de malhechores, guerrilleros o vándalos que vendieron sus derechos al mejor postor. Pero en ningún caso garantizan nuestros derechos o escuchan nuestros reclamos…

Debido a esta situación muchos de nosotros optamos por la indiferencia, para no amargarnos la vida con la ineficiencia de un estado que vulnera la dignidad del pueblo; anteponiendo los intereses individuales frente al bienestar colectivo…

Socialmente este fenómeno social, es tan dañino como el cáncer. Con la indiferencia somos los mismos ciudadanos los que autorizamos que nuestros derechos sean vulnerados, luego, cuando cansados de esto se colma nuestra paciencia, reaccionamos airadamente y reclamamos con indignación, dándoles la excusa y el poder a las instituciones de silenciar nuestras acciones.

Los colombianos somos seres compasivos pero indiferentes, nos desobligamos de los asuntos hasta cuando nos tocan directamente y somos tolerantes a los abusos y desmanes que se cometen en nuestro país. Nos basta con tener un empleo, salud, alimento y un techo donde vivir. Juzgamos lo que hacen terceros a nuestro parecer bien o mal, pero no nos unimos para acordar y promover beneficios sociales mutuos… Es un egoísmo generalizado donde solo reaccionamos cuando nos lastiman.

La indiferencia nos roba la capacidad de unirnos y luchar por un bien general por un bien superior…

Unos son culpables, de violencia, otros de corrupción, otros más de mediocridad, pero la mayoría somos culpables por indiferentes…

Necesitamos unirnos, necesitamos líderes sociales, necesitamos control, necesitamos prevenir, necesitamos cambiar nuestra cultura indiferente.

Nuestros servicios como organización:

Ayúdanos comparte nuestro trabajo en redes sociales

Compartir en redes socialesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Leave a Reply

%d bloggers like this: